Libros pornográficos vs libros eróticos

La batalla entre la pornografía y el erotismo es algo que ha existido desde hace mucho. En cualquier formato que se edite, disponer de contenido porno o erótico ayuda a las personas a descubrirse a sí mismas sexualmente o a tener una mayor seguridad en el cuerpo a cuerpo con otro individuo. Sabido este detalle, todos los que han distribuido contenido sexual, se han asegurado algunos números.

Actualmente sigue existiendo mucha confusión entre la pornografía y el mundo erótico. A pesar de las diferencias, en ocasiones pensamos que es lo mismo y que el nivel de excitación puede ser igualado pero nada más lejos de la realidad. ¿Te gustaría conocer cuáles son sus diferencias?

¿Qué es lo que distingüe al mundo del porno con lo erótico?

La información que existe hoy sobre ambos terrenos es mucha y muy variada. Gracias a la disposición de todos aquellos que están tratando de explicar la situación de cada una de las fases podemos contar con una información algo más detallada y dónde no cabe la confusión.

La pornografía es un espacio más explícito. Los vídeos, fotografías o actos que veamos en su contenido se explayan mucho más con respecto a la actividad y sobre todo no dejan  hueco a la imaginación sino más bien nos dejan ver todo sin ningún tipo de pudor. En el erotismo todo es muy diferente; la imaginación juega un papel muy importante en el grado de excitación que empecemos a coger.

Ambas vertientes se han estado ideando para un tipo de público. Algunas personas prefieren que las películas que ven tengan un contenido que incite algo más a la imaginación mientras que otras directamente no prefieren pensar en nada. En las dos opciones podemos alcanzar un nivel de excitación bastante grande pues todo depende del ojo receptor.

Los libros pornográficos vs los eróticos no están reñidos entre ellos de por sí. Por lo general es el vídeo el que se prefiere porno y la lectura la que es erótica aunque como ya hemos dicho antes, todo depende de la persona que está mirando o ha buscado ese contenido con el fin de disfrutar en garantías máximas.

Sea cual sea tu preferencia ya sabes que siempre opciones para disfrutar de lo que te gusta o incluso de aprender a experimentar sobre tu cuerpo de por sí. Ni el porno ni el cine erótico, así como el de los libros, es algo malo por ello siempre cuenta con apoyo registrado. ¿Cuál es tu favorito?